sábado, 12 de julio de 2008

El título y sus porqués

Si el título de este blog, que es el título provisional del libro que aquí se promociona, le ha atraído hasta aquí, lo primero que le sorprenderá, amigo lector, tal vez sea descubrir que esta obra no tiene nada que ver con Caballeros Templarios ni con logias secretas de la antigüedad. Espero que esa sorpresa inicial se transforme en grata comunión entre los dos protagonistas reales de este manuscrito: el autor y el lector.

"CODEX" es el indicativo utilizado por los servicios de investigación en el cuerpo de la Policia de la Generalitat-Mossos d’Esquadra, y ese es el verdadero motivo de que luzca en la portada de este blog.

"10" es un número natural y, en principio, no hay nada más que decir.

Este manuscrito pretende ser un libro de relatos policiales que se desarrolla en el seno de una Unidad de Investigación del cuerpo de la Policia de la Generalitat-Mossos d'Esquadra. En este manuscrito se desarrollan diez historias policiales.

Así las cosas, parece sencillo entender el motivo del título: "CÓDEX 10".

Barajé varios posibles títulos iniciales; hasta seis diferentes, todos ellos con la provisionalidad de que al futuro editor le gustase el propuesto, pero con la flexibilidad de aceptar otras versiones más productivas. No me olvido de que un libro es un producto que debe ser comercial, y yo de eso no entiendo.

El título, al igual que otras partes de esta obra, es un homenaje a la investigación criminal en el seno de este cuerpo de policía; a los agentes que prestan servicio, y a los que lo prestaron en el pasado, en la Unidad de Investigación de la Comisaría de Figueres; así como al resto de policías, sin distinguir cuerpo ni destino, que cada día dejan su vitalidad en la lucha contra el crimen, la prevención de la seguridad y la asistencia a los ciudadanos. Los cuerpos de policía están formados por hombres y mujeres que tejen una multiplicidad de caracteres diferenciados por la individualidad propia que nos distingue como personas, pero todos ellos tienen un denominador común: son policías, con todo el peso que esa palabra ejerce sobre el espíritu de todos por igual.

De la portada, hablaremos en otro post.

Eduard Pascual

3 comentarios:

Cris Monteoliva dijo...

No sabes lo mucho que me alegra que tu libro no vaya de caballeros templarios, tipos que hacen catedrales o monjes que se aparean con musulmanas en el siglo XV (se nota mucho que la novela histórica me inspira poco?) Enhorabuena por el blog y a ver si consigues editor!

Eduard Pascual dijo...

Gracias Cris, estamos fuera de la misma onda.

Cris Monteoliva dijo...

Orbitando alrededor de Marte, quizá? Je,je,je!
De nada, Eduard